Museo León PallarésLa aprobación del proyecto de Ensanche de la ciudad, a principios del siglo XX, supuso una modificación de planteamientos urbanísticos, que pronto cuajó entre las clases más pudientes de la sociedad leonesa. Los primeros que se decidieron a trasladarse al nuevo espacio, lo hicieron a casas unifamiliares que se levantaron en la actual calle Alcázar de Toledo y en la avenida Padre lsla, hoy solo conservamos dos de ellos, el que hace esquina entre San Agustín y Alcázar de Toledo y el que se levanta entre Ordoño II y Juan Lorenzo Segura.

Más tarde se empezaron a construir casas de vecinos, lo que será una constante. Imponen su estilo y su sello algunos de los arquitectos ya citados, como Juan Crisóstomo Torbado y Manuel de Cárdenas; este último es autor de muchas obras en esquina marcadas por su influencia francesa en cúpulas y mansardas, buhardillas, como la Casa Lubén, la Casa Ciriaco en Ordoño II o la Casa Goyo en la plaza Santo Domingo, entre otras y de un importante edificio industrial Almacenes Pallarés, donde actualmente se ubica el Museo de León. Juan C. Torbado, por su parte, es autor de la Casa Alfageme en la esquina de Ordoño ll y Alcázar de Toledo, y del edificio de Roma 18 en chaflán con Cardenal Lorenzana.

Nuevos arquitectos van incorporándose a lo largo del siglo XIX, unos asentados en la ciudad como Isidoro Sáenz Ezquerra, Francisco J. Sanz y Martinez, Luis Aparicio Guisasola, Ramón Cañas y del Rio, Juan Torbado, Prudencio Barrenechea y Felipe Moreno, y otros foráneos que vienen a la ciudad sólo a trabajar y a veces dejan su impronta con obras singulares como Federico de Ugalde, autor de la Casa Roldán en la plaza de Santo Domingo; Gustavo Fernández Balbuena que realiza el “Casino” en la misma plaza; y José Maria de la Vega Semper que levanta el primer edificio de la Telefónica en la avenida Padre lsla.

Entre los edificios construidos por los arquitectos asentados en la ciudad hay que destacar el “Hotel Oliden”, hoy Hotel Alfonso V, y la “Casa Arce” de la Plaza Guzmán el Bueno, conocida popularmente como “Casa del Coño”, obras de Francisco J. Sanz y Martinez; la Casa de Arriola en el chaflán formado por las avenidas de Roma y Ordoño ll, obra de Ramón Cañas y del Rio y Juan Torbado, y la Casa del Pacho en la avenida de Roma, de la que son autores P. Barrenechea y F Moreno.

A la primera mitad del siglo también pertenece el Teatro Emperador proyectado por Manuel y Gonzalo de Cárdenas y Francisco J. Sanz.