Iglesia de Santa Marina la Real Construida en la segunda mitad del siglo XVI por mandato del obispo Don Juan de San Millán, su advocación primitiva fue la de San Miguel y los Ángeles. En su interior atesora notabilísimas obras de arte, como el conjunto

escultórico denominado la Virgen del Rosario, que representa a la Virgen con el Niño y San Juan, obra de Juan de Juni; la figura del obispo fundador, que firma Esteban Jordán; o la imagen de San Francisco Javier, probablemente de algún seguidor de Gregorio Fernández.