Papalaguinda

Eterno lugar de charla, flirteo y coqueeo, el Paseo de Papalaguinda debe su nobre a ser tradicional feudo del Cupido. donde acudían las parejas “a palpar la guinda”.

Por estética y estilo es un espacio fundamental dentro de la cartografía urbana leonesa, vibrante de jardines y colores amigos. Las rosaledas del comienzo, dispuestas entre rondas simétricas y casi privadas, dan paso al parque infantil, antaño marco de verbenas y actuaciones musicales. Más allá encontramos un área de juegos,el parque infantil de Tráfico, la zona de los estanques con palomar incroporado y finalmente, una moderna pista de patinaje, el skete park leonés. Una delicia para todos los públicos.