Más allá del León bimilenario y señorial, plagado de monumentos gloriosos y edificios que simbolizan la arqueología del futuro, existe otra ciudad adaptada a los tiempos que corren. Zonas ecológicas y sostenibles enfocadas al disfrute y el encuentro, ideales para ponerse en forma haciendo ejercicio al aire libre. Se trata de espacios abiertos que se han ganado para el pueblo, dentro de un modelo pespunteado de verde.

Un León sin maquillaje urbano que sintetiza, en su conjunto, el más refrescante paseo por la historia, la flora y la fauna de nuestra luminosa capital.